“Carne gallega en el corazón del barrio Salamanca”

4 ****

Nos encontramos en el barrio Salamanca justo al lado de la calle Serrano en Madrid, en un local fresco con mucho que contar sobre la calidad de sus carnes y  verduras a precios muy recomendables.

Restaurante de cocina mediterránea de carne gallega y

verduras  de temporada en el Barrio Salamanca- Madrid.

La vaca y la huerta, a primera vista y si nadie te ha hablado de él, posiblemente te pase desapercibido, primero por su ubicación, en la discreta calle Recoletos, y segundo porque responde al prototipo de restaurante de moda actual,  decoración moderna, cocina atrevida, zona centro de Madrid…y por lo tanto puede que altos precios…pero no, la vaca y la huerta no es uno de esos restaurantes.

Sorprendentemente nos encontramos una calidad de primera a precios muy económicos sin desmerecer tampoco su decoración, sencilla sin pretensiones, porque su fuerte está en el producto y en la cocina.

El local es muy luminoso, tiene buena acústica, no resulta molesto el ruido de otras mesas, y puedes estar tranquilamente en tu conversación. Nos ha gustado la decoración basada en maderas, tinajas, cajas de diferentes tonos de madera, vegetación y su gran mural pintado a rotulador, al que han completado con el logotipo en madera del restaurante. Una auténtica obra de arte y paciencia.

Parte de su encanto reside en los buenos cortes de  Carne de vaca gallega y vegetales muy frescos de proveedores locales de Santander , grandes y jugosos que harán las delicias de todos los paladares, incluidos los que no sean fans de la verdura.

La carta está dividida en productos de la huerta y de la vaca, es sencilla, pero completa. La peculiaridad del restaurante que nos gustó bastante es que algunas de las piezas están expuestas a la entrada en las neveras refrigeradas expositoras típicas de las carnicerias, para poder escoger qué pieza quieres que te preparen, en nuestro caso elegimos  una pieza de lomo bajo de 500 gr. para dos troceado.

Los dueños de este entrañable restaurante, eran los propietarios del antiguo Le café situado en ese mismo local, solo que con la reforma que sufrió el edificio, lo vieron claro, apostar por un nuevo proyecto mayor, y más ambicioso, en el que darle al cliente lo mejor de la huerta , la calidad de la carne de vaca rubia gallega y platos de cuchara para ofrecer siempre el producto de temporada a todos los públicos.

La carta evolucionará cada 3 meses más o menos en función del producto que tengamos de temporada, por lo que la experiencia será diferente en cada época que acudas.

Pero lo mejor de todo, es el precio, acostumbrados como estamos en la capital, a pagar hasta por respirar, a  precios desorbitados, encontramos en este sitio un equilibrio entre la calidad y los precios más que razonables.

Las alcachofas nos enamoraron, tiernas y solamente con un poco de aceite y sal, sin esconderlas entre salsas raras que maten su sabor.  Definitivamente si eres de los que te gusta la verdura, no puedes dejar de probar estas alcachofas. Si no recuerdo mal, había como 6 unidades en el plato, para dos personas. Es un entrante por lo que nos pareció suficiente cantidad.

El personal del local en todo momento ha estado atento a nosotros, y de manera profesional y discreta te retiraban los platos, y te reponían la bebida. Es un local agradable para una comida o cena tranquila con amigos/pareja etc…

Uno de los platos que recomendamos es la cecina de león con queso manchego y rúcula, nos ha parecido soberbio, bien presentado, sabor espectacular, y bien cortada la cecina, fina y deliciosa. Sin duda es un plato que repetiríamos sin dudarlo.

Como podéis observar en las fotos, las raciones, están muy bien en cuanto a cantidad, son generosas, y completas.

Al lado del mostrador principal, se puede apreciar el expositor de carne refrigerado.

Pero su especialidad, es el lomo bajo o alto de vaca rubia gallega, la carne llega desde Lugo y pasa 45 días en Madrid donde se madura el producto se aprecian las infiltraciones de grasa que presentan las piezas por el lento proceso de maduración.

La carne te la presentan en un plato muy caliente, en el que la carne se sigue cocinando por lo que si os gusta la carne más hecha, y a vuestro acompañante menos hecha o al punto, solo tenéis que darle la vuelta a los trozos que os interesen y dejar que se cocinen un poco más.

La carne es deliciosa, tierna,pero consistente, lo que más recuerdo es el sabor, intenso, y peculiar. La cantidad, limitada por el tamaño de la pieza, 500 gr. para dos, ha sido más que suficiente, ya que en mi caso no soy de comer mucha cantidad por lo que hubiera dado para 3 personas, teniendo en cuenta que acompañando a la carne estaba esta bandeja de patatas recién fritas y pimientos rojos, una delicia.

Para terminar postres y café, somos muy fans de la cuajada por lo que no podíamos dejar de probarla en este restaurante que está orgulloso de sus postres caseros, y por algo están tan orgullosos porque era una señora cuajada. muy muy rica, con miel y nueces molidas.

 

 

 


Hemos realizado una GUÍA con nuestros ESENCIALES DEL BARRIO SALAMANCA. Quieres leerla? haz clic aquí. 


 

 

 

  • Alcachofas
  • Cecina de león
  • Lomo bajo 500 gr. para dos personas
  • Cuajada
  • Pan y aperitivo
  • café con leche
  • 3 cervezas sin alcohol

 

2 personas 70,80 euros. 35 euros por persona

QUIERO IR

→ DIRECCIÓN
C/ Recoletos 13.
28001. Madrid.
→ TELÉFONO
+34 91 781 15 86

CC BY-NC-SA 4.0 RESTAURANTE LA VACA Y LA HUERTA – MADRID por Cuaderno Gastronomico está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.