“Restaurante Acogedor, discreto y elegante”

5 *****

Un restaurante discreto y elegante para sorprender en una ocasión especial.

Una experiencia cercana y mágica.

Hemos estado celebrando el 60 cumpleaños y jubilación de mi suegra, para la ocasión y tras pensar en otras posibilidades, leímos las buenas criticas de la manzana así que nos decidimos a probar.

El sitio esta situado dentro del Hotel Hesperia de la cadena NH del paseo de la castellana, como todo hotel de 5 estrellas todo absolutamente todos los detalles cuentan. El hall principal estaba magestuosamente decorado con flores frescas con una composición pensada, para los que nos gustan las flores no pasó desapercibido.

Al entrar se respira un entorno discreto y cercano, muy silencioso como un museo. La primera impresión fue muy buena. Hasta llegar al centro de la sala donde se encuentran las mesas principales del restaurante, puedes ir viendo las diferentes piezas y complementos que tienen expuestos. Esto me gusto y me pareció q han logrado darle al sitio la usabilidad multiespacio.

La mesa que habíamos reservado fue estupenda, en un lateral del salón central rodeados por la gran estructura de madera, en mesa redonda y bastante espaciosa nada apretados los seis estábamos muy bien y muy cómodos.

El personal que nos atendió extremadamente atento nos orientó en todo momento. Muy amables.

Como había leído las criticas antes tenia claro lo que quería tomar, la raya negra y los buñuelos de bacalao. Así que entre todos nos tomamos buñuelos, ortiguillas y alcachofas. He de decir que las ortiguillas estaban deliciosas pero la magia son los buñuelos de bacalao. No os esperéis encontrar trozos de bacalao…. No os puedo contar mas es mejor que os sorprendan.

Antes de que llegaran nuestros entrantes nos sirvieron dos aperitivos un salmorejo con huevo poché y algo que se ha grabado en mi memoria, lo llamaron coca de vieira… Absolutamente curioso acompañada de un mini camarón que sabor!! A mar!!

Como os comenté tres nos pedimos la raya de mantequilla negra sobre pure de patata , otros merluza, chipirones y secreto iberico al sarmiento. Todos y cada uno de los platos estaban en su punto perfectamente presentados y en su punto de temperatura. Algo que me gustó mucho es que todos llegaron a la vez nadie esperó por los demás y eso es de agradecer.

Cada uno hablaba maravillas de su plato, pero me encanto probar la raya es un pescado que tenia ganas desde hace tiempo de tomar, y que recomiendo.

No pudimos repetir vino ya que les quedaba solo una botella de la que pedimos, Emilio Moro 2011, así hicimos una cata improvisada de vinos 😉 algo a tener en cuenta al cambiar de vino nos cambiaron la copa. Estos detalles son los que marcan la diferencia, estos y la cubertería de plata así como los manteles / servilletas de lino. Algo muy escaso de encontrarte últimamente.

Ya para finalizar y por comentar los postres, pedimos algunos variados q no recuerdo el nombre pero podéis imaginar que muy buenos.

Estuvimos tranquilamente sentados un rato tras la cena, y nadie nos apuró para irnos, sin duda una cena con mucha clase.

A todos nos enamoró el sitio. Sin duda para ocasiones especiales volveremos.

 

 

QUIERO IR

→ DIRECCIÓN
Paseo de la Castellana, 57.
28046 Madrid
→ TELÉFONO
 91 210 88 12
→ E-MAIL

CC BY-NC-SA 4.0 RESTAURANTE LA MANZANA – HOTEL HESPERIA – MADRID por Cuaderno Gastronomico está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.