“Oh La La”

4 ****

 Encontramos una buena representación de la cocina vegetariana en el paseo Recoletos. Un local discreto, casi escondido, con una cocina internacional elaborada y muy bien presentada.

La gallete ha sido el primer restaurante vegetariano de España.

A muchos puede sonaros el que fue el primer restaurante vegetariano de España, hace más de 30 años que sus dueños iniciaron la Gallete II y la Casa escondida, en el centro de Madrid, justo donde la biblioteca Nacional.

Ha sido durante décadas el restaurante romántico de referencia en la capital, en sus más de 30 años ha sabido adaptar su carta y evolucionar con la sociedad madrileña. EL restaurante está dividido por salones, decorados de forma rústica, que crean un ambiente íntimo y confortable para tener una charla muy a gusto.

La Gallete II es un restaurante de esencia vegetariano pero que ha ido introduciendo la carne y el pescado con el paso de los años. Actualmente presenta una carta que se adapta a la temporada de verano-invierno .

Lo que más me gusta de este restaurante al que acudimos a menudo, es su capacidad de adaptarse a un evento familiar como a una cena romántica, sus salones proporcionan esa atmosfera agradable e íntima.

El local es un clásico de la capital, su decoración es elegante y muy lograda, hay muchos platos a destacar de su carta pero si hay uno que para mi es el rey. Hablo del solomillo de buey con foie fresco a la salsa de PX con trufa negra y boletus, y para comenzar las auténticas croquetas de manzana de la casa.

Una de las cosas más valoradas de este restaurante es que renuevan su carta hasta unas 4 veces al año para estar en la línea de la temporada en la que nos encontremos, no sin olvidar, que se trata de un restaurante vegetariano que ha sabido incorporar la alta cocina internacional y creativa.

Cuando abrieron este restaurante una de las líneas de navegación que se marcaron los dueños de la original Gallete, era mantener la esencia vegetariana pero sumarle la fusión de sabores y texturas inspiradas en cocinas de otros países.

El restaurante alberga tres propuestas distintas para satisfacer a todos los públicos: la Gallete II, la Casa Escondida y el Gato Persa.

De las tres propuestas la más tradicional es la casa escondida con una decoración elegante y distintivo, mientras que la gallete II muestra unas instancias más cercanas y rústicas.

En nuestro caso no nos resistimos a las populares croquetas de manzana, caseras, están muy muy buenas, eso sí, son grandes. Os recomiendo una unidad por persona no más porque son de gran tamaño. pero se nota que la manzana está trabajada de manera artesanal.

Para compartir pedimos unas torres de vieiras, las presentaron con calabacín cocinado sobre una gamba. Estaban ricas, se notaban frescas y eran de un tamaño respetable, pero no son las mejores que he probado. Creo que la próxima vez me decantaré por otro entrante.

El bacalao ibérico con pastel de manzana es otra de las recomendaciones con las que nunca fallas, ya que es una pieza hermosa, jugosa, y bien cocinada. El sabor del bacalao combina a la perfección con la compota de manzana. Es sin duda una de mis opciones al acudir a la Gallete II.

En este caso, la sepia rellena de marisco, creo que no repetiríamos, porque nos resultó un poco seco por dentro el relleno, y poco flexible la sepia. No estaba mal, pero creo que hay otros platos que pueden resolver mejor un plato principal.

El relleno de marisco era cantidad abundante, bien prensadito dentro de las dos pequeñas sepias. En definitiva es un plato elaborado y que sacia bastante.

Para mí la estrella de la carta es el Solomillo de buey con una cama de foie encima acompañado de trufa y boletus , realmente es un plato con una presencia que no deja indiferente a nadie. La mezcla de sabores es una explosión en la boca, para relajarlo lo sirven con una milhoja de patata, con un sabor más neutro para matizar.

La carne esta espectacular, es un trozo generoso y grueso, en su punto y completamente fresco. Es una de mis recomendaciones fijas en este restaurante, de todas las veces que lo hemos pedido, todas ha sido un éxito.

Una de sus especialidades menos conocidas es la Pastelería casera vienesa. Nosotros no pedimos postre porque estábamos ya muy saciados, optamos por cafés, por lo que os puedo comentar en esta ocasión sobre los postres es la barra que tienen a la entrada de pastelería casera vienesa, son expertos en su elaboración y no dudo que merezca la pena. Para los que seáis golosos mirar qué pintaza tienen todos los postres …..

Como resumen diría que es un lugar ideal para una cena/comida romántica pero también para un evento familiar, tiene esa dualidad que me ha enamorado.

 

 

 

 

  • 1 Botella de vino Fuentespina Crianza
  • 1 botella de Agua sin gas
  • 3 x servicios de pan
  • 3 x croquetas de manzana
  • 1 torre de vieiras
  • Plato principal de Bacalao Ibérico
  • Plato principal de Sepia rellena de marisco
  • Plato principal de Solomillo con Foie
  • 3 x café3 personas 112,15 euros. 38 euros por persona

QUIERO IR

→ DIRECCIÓN
Calle Barbara de Braganza 10.
Madrid
→ TELÉFONO
91-319-31-48