“Noticias jugosas”

4 ****

Restaurante de cocina Mediterránea con toques en La Latina.

Nos encontramos en el barrio de la Latina en la zona del rastro, justo al lado de la plaza Tirso de Molina en MADRID, quizás uno de los más visitados, y vividos de esta ciudad. En este barrio se han generado muchas de las noticias que leemos en los diarios, y desde su interior, descubrimos la sede del periódico de índole liberal situado en un palacete histórico, que despegaba a principios del Siglo XX, ahora transformado en  espacio de restauración: el Imparcial.

El restaurante el Imparcial, es uno de esos lugares, que no te dejan indiferente, nada más entrar intuyes la historia que guardan sus cimientos, el ajetreo de la época en la que se construyó la sede, y la cultura que allí se vivió. Construido por el arquitecto Daniel Zavala Álvarez, por encargo del abuelo de Ortega y Gasset, en la sede del periódico se dieron cita más de una personalidad de la entonces generación del 98 como es Unamuno, Azorín, o Baroja.

El Imparcial, no solo es el restaurante de moda, sino que cuenta con un espacio cultural dónde se suceden eventos de toda índole y una tienda. La principal intención de este local, es convertirse en un punto de encuentro entre la gastronomía, la cultura, y las tendencias en la ciudad.

La reforma realizada para dar vida a este espacio polivalente, ha respetado muchos de los elementos históricos de la sede original, como son sus suelos de madera , las altas contraventanas, zócalos a media altura en las cuatro salas con las que cuenta, o la espectacular escalera de madera con forja por la que se accede a la primera planta.

Al entrar te recibe una generosa barra de mármol,  bien integrada, y acompañada por una decoración en tonos grises y blancos, una vez accedemos a la primera plata dónde se encuentra el restaurante, lo hacemos por la escalera original de la época, con una barandilla de forja trabajada muy personal y característica.

El mobiliario elegido en la parte superior es de estilo nórdico en combinación con madera clara, y tejidos acogedores, en tonos neutros y verdes, todo lo han completado fabulosamente con una decoración vegetal con flores secas en ella se percibe su importancia en la sala, cuentan también con un árbol principal, debajo del que nos sentamos para esta ocasión.

Han acertado completamente al darnos esta mesa, al lado de este árbol y una de las ventanas principales del salón, la luz inundó la sala, dándole un aire cálido. Otro de los aspectos que han incorporado sin perder el encanto de lo tradicional de este edificio, es la iluminación artificial a base de bombillas y  las lámparas de diseño moderno, que respetan todo el escenario.

En su carta descubrimos algunas fuentes de inspiración internacional, combinadas con toques castizos, ya que el barrio y la historia del local así lo requería. La base es un producto de calidad, que por sí solo se exprese como son las croquetas de rabo de toro…espectaculares …no puedes irte sin probarlas.

Para acceder a la sala principal, te recibe otro espacio importante en el local, una sala polivalente, con otra barra de mármol increiblemente bella, rodeada de vida, ya que es uno de los espacio más vividos, entre clientes y el personal del restaurante.

He de decir que hacen que te sientas muy a gusto, entablando conversación en todo momento contigo, para hacerte partícipe de este pedacito de historia del que eres testigo.

 

 

La sala principal es imponente, amplia, luminosa, acogedora, y bulliciosa, llena de vida, de conversaciones, e intenciones. Cuando accedes a ella, te das cuenta del poder de la luz y lo que con ella se puede conseguir. En el techo está un espejo por trozos, que evidentemente potencia la perspectiva, la amplitud y como no, los juegos de luz.

Pero vamos a entrar en materia con los platos, y la comida que el equipo de cuaderno gastronómico ha probado. Para comenzar, las croquetas de rabo de toro, que os mencioné antes, y unos chipirones a la parrilla para compartir.

Las croquetas son grandes, bien rebozadas, y generosas en el relleno, venían 4 en la ración, en este caso creo que suficientes, ya que llenan bastante, por ser contundentes en tamaño y sabor. Son crujientes, y muy suntuosas al  morderlas, como todas las croquetas vienen muy calientes 😉 por lo que paciencia …

Nos decidimos por los chipirones, por eso de la tierrina, que tira…sobre una cama de coliflor y curry, estaban espectaculares,  tersos pero tiernos, y con un sabor a parrilla que de verdad recomiendo probar, creo que en Madrid es de los mejores que he comido, con el toque a curry han conquistado el corazón de los integrantes del equipo.

Como podéis observar en la foto la ración está bien, ni demasiada cantidad ni demasiada poca, la justa tratándose de un entrante.

Las costillas han sido un descubrimiento, bien presentadas, y de sabor muy bueno, una apuesta segura si eres amante de la carne de cerdo, junto al glaseado , lase una buena opción.

Como es tradición en mucho de los restaurantes que visitamos, y un plato con el que no arriesgas por su popularidad, es el pulpo a la brasa. No solo es uno de nuestros platos preferidos sino que es muy equilibrado, y sabroso.

Somos auténticos fans, del pulpo a la brasa, tiene todo lo que nos gusta en un plato, explosión de sabor, textura, colorido, y unas mil posibilidades de presentarlo.

En esta ocasión no podía ser menos, lo vimos en la carta, y allí que decidimos probarlo.

Cuando lo  muerdes ha de costarte al principio, no debe de estar blando, ni cremoso, todo lo contrario, al principio ha de ser terso, casi rígido, pero una vez muerdes, ha de desprenderse con facilidad, eso es el punto clave del pulpo.

Sin duda alguna volveríamos a pedirnos este plato.

Otras platos de pulpo a la brasa.

Otra de las gratas sorpresas que nos llevamos ha sido con las carrilleras de ibérico acompañadas de puré de boniato, la verdad que no nos esperábamos una carne tan tierna, bien cocinada, suave en sabor, y con una salsa golosa. Todo en el plato aparecía apetitoso, con tres piezas en el centro de la decoración, con un tamaño majo, adecuado para un comensal que no sea especialmente mirado con la comida. Es decir si eres de los que te gusta comer cantidad, con este plato no fallarás en tú elección.

Como detalle final , no podíamos terminar sin alabar, al que ha sido el postre del verano…

si, habéis leído bien… hay muchos postres, muchas buenas intenciones en cada uno de los postres que hemos probado, pero a sencillo, bien elaborado y presentado, no le gana nadie, EL HELADO DE CARAMELO CON OREO, en cuaderno gastronómico somos también muy heladeros, nos gusta más un helado que otra cosa, por lo que no nos quisimos saltar este helado anunciado como artesanal en la carta, que escondía el fabuloso helado de caramelo.

 

Simplemente sublime.

  • copas de vino Rueda x 2
  • 3 cervezas
  • 2 cervezas sin alcohol
  • Chipirones a la parrilla on puré de coliflor y curry
  • Croquetas de rabo de toro
  • Costillas glaseadas con veras y patatas
  • Pulpo a la brasa, puré y ajada gallega
  • carrilleras de ibérico con puré de boniato
  • Postre helado artesano de caramelo con oreo
  • Cafes x 3

3 personas 92,20 euros. 31 euros por persona.

QUIERO IR

� DIRECCI�N
Calle Duque de Alba, 4, 28012 Madrid
� TEL�FONO
 91 79 58 986

CC BY-NC-SA 4.0 RESTAURANTE EL IMPARCIAL – MADRID por Cuaderno Gastronomico está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.